Una escuela de verano fascinante

 En Escuela Cross Border
… O este hubiese sido un comienzo de curso normal si no fuese porque en verano conocí a los Cross Borders

La Fábrica de Harinas fue un gustazo para los Cross por una razón muy sencilla: el grupo de profes y artistas allí reunidas era cremita de la buena. Gente maja, gente crítica, gente divertida, gente currante…bichos raros por doquier, vaya.  Jacin es una de esas profes galácticas que lo dio todo en Rioseco, y en este post nos cuenta cómo fue para ella la experiencia. A nosotras se nos ponen las mejillas coloradas y nos da un gustito bueno de esos de “algo estaremos haciendo bien”.

Gratitud.

Sí, yo estuve allí.

Nunca había oído hablar de los Cross Border así que me sorprendió que en su Escuela de Verano tuviese que estar en cuerpo y alma. Como una especie de donación a la ciencia del Teatro Aplicado durante una semana para ser formateada y salir distinta. Incluso algo trastornada: querer volver a clase para poner en práctica aquello del “Drama in Education” estando a principios de julio me parecía excesivo.

Siendo profe de Historia en Secundaria me había acostumbrado a soñar con un alumnado atento, que recibiera mis explicaciones con entusiasmo y alegría y que, al final de curso, estuviera satisfecho por haber ampliado sus conocimientos en proporción directa al esfuerzo empleado. Pero la Escuela de Verano de Cross Border no es un sitio seguro para aprender sin riesgos. Y su idea de mezclar docentes y artistas en un espacio de encuentro, con tiempo para escucharnos, reflexionar, compartir experiencias y reírnos y bailar y poco a poco saberte parte de una compañía loca de teatro, tampoco. Porque en seguida descubres que hay otros modos de estar en el aula que pasan por desarrollar la creatividad en cada una de las actividades propuestas. Y ya no quieres explicar tanto sino generar un tipo de conocimiento situado y creado colectivamente. Para lo cual, según aprendimos, basta con introducir al alumnado en contextos históricos construidos en clase pero que representan conflictos en los que, adoptando roles, deben proponer soluciones y responsabilizarse de sus consecuencias. Y así te conviertes en facilitadora de aprendizajes significativos, tú que querías ser profe. Cambias tus objetivos por la Acción, Reflexión, Transformación (ART) para conseguir una sociedad más justa, solidaria, inclusiva, cuidadosa, diversa, amable… Por fin, la educación es un arma cargada de futuro.

Cuando Gemma me habló de pasar unos días en Medina de Rioseco, en una Escuela de Verano, nunca pensé que entre los estándares de aprendizaje estuviera el de “romper tu corazón hasta que se abra”. Y menos aún que en ese harakiri sentimental y en el Teatro Aplicado encontraríamos herramientas para mejorar la motivación del alumnado, su espíritu crítico, el desarrollo de habilidades, la empatía y para construir comunidad, memoria colectiva y conciencia social.  

Así, aprendimos de Abe que la calle es sabia, que siempre pisamos la tierra que otros y otras habitaron previamente y que su historia también cuenta. Aprendimos a “chequearnos” antes de empezar cada sesión para comprobar que no faltaba nadie y que éramos interdependientes para el propio aprendizaje lo que nos acercó al cuidado de sí y de las otras. Y nos hicimos voz, cuerpo, espacio.

Drama in EducationY jugamos a interpretar los roles que nos proponía Vera en su “Drama in Education” donde no se trataba de usar juegos en contextos educativos ni de hacer teatro sino de ponerte en situación y reflexionar tú estando en la piel de otra.  

Lo que te permite, por ejemplo, viajar a la Inglaterra del 1939 siendo una de las menores que el gobierno decidió evacuar, en la operación Pied Piper, de las grandes ciudades al campo para protegerles de los efectos de los bombardeos alemanes durante la II Guerra Mundial. Y observar cómo tus padres preparan tu maleta con los objetos necesarios para el viaje y sientes la angustia de la despedida en la estación sin saber hacia dónde te diriges ni cuándo volverás. Y esa tristeza, confusión, exaltación y curiosidad experimentada te invitan a seguir investigando unos hechos que ya no solo forman parte del libro de texto sino que son tuyos, como parte de tus recuerdos vivos. ¿Cómo no querer repetir estas experiencias en el aula?

Este hubiese sido un comienzo de curso normal si no fuese porque en verano conocí a los Cross Borders.

Hoy en la #NaveNodriza… #TeatroAplicado para conocerse mejor, para reflexionar en la historia y para ser más feliz ♥️ #FábricaDeHarinas

Una publicación compartida de The Cross Border Project (@crossborderproject) el

Entradas recientes
Escríbenos

Y te responderemos lo antes posible!!

Empiece a escribir y pulse Enter para buscar

Reseña Fábrica de Harinas de Victor