La Panadería en Getafe

 En La Panadería
… o trabajando con expertos en el juego

Sinopsis del Proyecto:

La Panadería, nuestro laboratorio de Arte-Educación, que gracias a Fundación Carasso y al Ministerio de Cultura hacemos en la Escuela Cross, también tiene un horno dentro de la Educación Primaria.

En este laboratorio, un profesor y un arteducador trabajan juntos diseñando y ejecutando sesiones de teatro aplicado que consideran adecuadas para mejorar la evolución del grupo. Una vez elegido el grupo de estudiantes, la temporalidad, y el foco que se quiere trabajar, nos vamos al centro a llevarlo a la práctica, nos vamos a jugar.

En este caso jugaremos 23 niñas y niños de 1º de Primaria del CEIP Dr Severo Ochoa, su profe (Juan) y un artista (Ángel). Queremos usar el teatro para desarrollar la confianza individual y del grupo, la escucha y el conocimiento de las emociones (percepción y expresión).

Este horno, de los 6 que conformarán nuestra Panadería, “cocerá” en un colegio con chavales de 6-7 años. Utilizaremos el teatro como herramienta para que puedan escuchar lo que sienten, para que puedan percibir lo que ocurre en el grupo, para que trabajen la empatía. Un laboratorio donde se unen expertos en educación, expertos en el arte y expertos en el juego.

Metidos en harina:

Ángel Perabá, actor y arteducador de la Escuela Cross.
Juan Gómez, maestro-tutor del CEIP Doctor Severo Ochoa de Getafe.

PRIMERA SESIÓN

Preguntas, preguntas, preguntas… y más preguntas. ¿Quién soy? ¿Qué hago aquí, en medio de vuestra clase? ¿Qué hacéis vosotros ahí, sentados? ¿Tenéis alguna pregunta? ¿Cómo os llamáis? ¿Cómo queréis que os llame? ¿Queréis hablar frente a la pizarra? ¿Qué es lo que más y lo que menos os gusta? ¿Cómo os sentís cuando eso pasa?

Tengo claro que me voy a transformar en muchos personajes, este curso, en esa clase, en el teatro o en el gimnasio. Voy a dar rienda suelta a mis movimientos onomatopéyicos para buscar la atención del grupo y voy a proponerles muchas misiones que espero que jueguen en grupo.

Cada cuerpecito dice su nombre y hace un movimiento; dice lo que más le gusta y lo que menos, gritándolo o hacia el cuello de su camisa; explotando con un montón de palabras sin pensárselo, o tardando un momento mientras mira el suelo. Mis amigos, ir al parque, el fútbol, el Fornite, jugar, los bichos, estar triste…Y luego preguntarles: ¿Cómo te sientes cuando haces lo que más te gusta y lo que menos?

Cuando sabemos algo más los unos de los otros, me enseñan el teatro de su colegio y me muestran lo que es tener 6 años. En el teatro nos planteamos que un círculo puede parecerse a una patata y que eso nos gusta, y ya, la próxima vez veremos si un círculo tiene que tener forma de círculo o no.

Para inaugurar y celebrar nuestro primer encuentro lanzamos un cohete que cierra la sesión y comienza un diálogo de propuestas para la siguiente sesión entre Juan, su profe, y yo.

SEGUNDA SESIÓN

1ª Misión Imposible. Objetivo: Llegar sanos y salvos desde nuestra aula, cruzando pasillos, bajando escaleras, saliendo al patio para llegar al gimnasio.
Todo ello sin que nadie en el colegio se entere, en el silencio más absoluto. No podemos hacernos, ni hacer daño a nadie. Todos juntos… ¿Lo conseguiremos?

El veredicto lo decidimos en el gimnasio, y nos preguntamos qué ha sido lo más difícil de conseguir, y qué lo más fácil de esta misión. Acto seguido buscamos nuevas maneras de hacer un círculo perfecto entre todos.

En el teatro antes de actuar hay que calentar, así que nos echamos unos bailecitos y construimos un túnel de lavado que nos deja a todos relucientes.

Ya con nuestros cuerpos de superhéroes, nos adentramos en los pasillos de un castillo que están llenos de serpientes, agua, arañas, o que para cruzarlos todos deben ir en fila por una cuerda de funambulista.

Para terminar, esta vez construimos una haka de 23 guerreras y guerreros que alzan su voz contra sus miedos. ¡¡¡¡¡Aaaaaaaaaaaahhhhhhhhh!!!!!

TERCERA SESIÓN

“El espacio es lo primero”, dice Declan Donnellan (gran director de teatro y fundador de la compañía Cheek by Jowl). El espacio da mucha información y determinará límites que utilizaremos en las dinámicas para que la sesión sea idónea. Nos gusta investigar, de modo que el primer día estuvimos en un aula con pupitres, el segundo nos expandimos en un gimnasio enorme, y el tercero ocupamos el teatro del colegio, un aula diáfana y no excesivamente grande.

Entramos y hacemos un círculo. Círculo que podría haberse hecho con un compás. Siguiente reto: Mantenerlo durante algo más de 20 segundos de animada conversación y juego. Hablamos sobre el silencio y cómo conseguirlo. Para ello estamos unos segundos callados con una pauta que ellos me dan: ESCUCHAR. 

Comparto con el grupo una canción sobre las emociones, y ellos me muestran su catálogo de caras y posturas para cada una de las emociones básicas: alegría, tristeza, sorpresa, miedo, asco y enfado. Para entrar en calor, esta vez haremos masajes con lluvia de dedos y nos secaremos con abrazos.

– ¿Vale que… hacemos algo de teatro?

– ¡Vale!

Todos en una línea delante de puertas imaginarias. Puertas grandísimas, pequeñas, de madera, pesadas, metálicas, o blindadas… Las abrimos y cruzamos a varias dimensiones, hasta dar con una playa. Allí jugamos, nadamos, tomamos el sol, huimos de tiburones y nos subimos a un barco. No es nuestro día, y tenemos un abordaje que provoca que nuestro barco se hunda y que tengamos que agarrarnos al primer trozo de madera, gracias al cual, naufragamos en una isla desierta.

¡¡¡Atención!!! ¿Habéis visto las noticias? Un montón de niños han naufragado y están solos en una isla. Una asamblea de 23 jóvenes y honorables magistrados deberán decidir qué tres objetos se les lanzará desde un helicóptero hasta que puedan ser rescatados. 

La decisión final: un paquete de ropa, un paquete de comida, y una barca plegable e hinchable.

Desde nuestra isla, lanzamos un cohete para cerrar la sesión.

Y luego, hablar con mi profe y destilar estas frases.

Los Teoremas (que aprendo) de Juan.

Teorema 1. Los niños son como el gas. Tienden a ocupar todo el espacio en el que se introducen.

Teorema 2. Una clase con 23 niños es como estar en una cocina con 23 ollas hirviendo.

CUARTA SESIÓN

¿Qué aprendemos cuando estamos jugando? ¿Qué disfrutamos y qué nos resulta más difícil?

Hablamos mucho de la idea de “grupo” y me evidencian la dificultad de escuchar a los demás, de compartir. Jugar a lo que quiero, cuando quiero, como yo quiero, pero con más personas que tienen otras necesidades (libertad vs norma). Charlamos sobre esto y enseñamos a un compañero que acaba de llegar cuáles son las emociones básicas mostrándoselas con nuestra cara.

Como somos un grupo y las necesidades son variadas, decidimos crear un tablón con Nuestras Normas. Vamos a ir apuntando reglas con las que todos estemos de acuerdo y nos ayuden a aprender y convivir mejor. “No pelearnos” o “no decir palabrotas”, “compartir con los demás”… seguiremos rellenándolo y modificándolo en las siguientes sesiones.

Después, bailar, jugar con música y llevar el ritmo. Más de 20 niños moviéndose de la misma manera, luego se transforman en una manada de lobos, o en conejitos. Creamos un espejo enorme donde todos reflejan lo que ven en mí o en sus compañeros. Copiar al otro, escuchar con la vista.

Y luego jugar con el Drama in Education e iniciarnos en el Teatro Foro.

¿Queréis conocer y ayudar a un alumno como vosotros? ¿Queréis conocer a Ionut?

Y transformarme en un alumno, como ellos, que tiene problemas para jugar en el recreo, como ellos, y que no sabe como resolverlos.

Juan, nuestro profe, hace de joker y les pregunta: ¿os ha pasado algo parecido a vosotros?, ¿qué haríais si fueseis él?, ¿qué haríais si fueseis sus compañeros? Preguntad a Ionut. Hablan mucho sobre el hecho de compartir, pero también sobre la dificultad de hacerlo. Cuentan sus vivencias propias y aparecen emociones contradictorias. 

Con todo lo que acaba de pasar tenemos temas de los que trabajar para las siguientes sesiones y más. Después de lanzar el cohete de despedida, alguien me pregunta si puedo volver a llamar a Ionut porque quiere darle un regalo. Y a mí me parece precioso.

QUINTA SESIÓN

Ojos abiertos, orejas abiertas y la boca cerrada para iniciar la sesión. Así, en un círculo nos pasamos bolas de energía, saludos y emociones. Probamos píldoras de nuevas emociones: vergüenza, irritación, orgullo, alivio… Y nos preguntamos: ¿qué forma tiene mi cuerpo? ¿Qué pasa con los demás compañeros? ¿Abren los ojos, suben los hombros, extienden los brazos, se hacen una pelotita?

La canción de las emociones se ha vuelto un hit en clase, de modo que tenemos que cantarla y expresar las emociones que aparecen… todos en grupo. Parece que es difícil, vamos a probar cómo escucharnos en grupo.

Saltamos todos a la vez (¿es posible?), contamos de uno en uno, sin decir números a la vez (¿es posible?).

La próxima sesión será especial. La siguiente semana es la Semana de la Cultura y hemos decidido hacer un taller con los alumnos de 1º y 2º de Primaria. Pero en esta ocasión, nuestro grupo, liderará algunos ejercicios. ¡¡¡¡Aaaaaaah!!!! Vais a ser profesores. Así que hoy ensayaremos cómo vais a explicar los juegos que ya sabéis:

  • ¿Cómo enseñaríais “La canción de las emociones?
  • ¿Cómo explicar “Los Pasillos del castillo”?
  • ¿Cómo tirar un cohete entre todos?

Vamos a acabar mirando nuestro papiro de Normas, para ver si las estamos cumpliendo o si queremos modificarlas. Adiós.

SEXTA SESIÓN: Los superhéroes de las emociones.

Así es el nombre del taller que hemos preparado, y que compartiremos con otras 3 clases. Daremos 4 talleres iguales, con 6 alumnos de nuestra clase (1º de primaria) y 18 de otras clases de 1º y 2º. Esos seis alumnos, en cada taller guiarán dinámicas que ya hemos compartido nosotros en clase.

¿Nervios…? Sí.

Hemos quedado antes para preparar el espacio y colocarnos unas bandas de colores que nos ayuden a identificarnos: “Nosotros guiaremos el juego. ¡Somos los superhéroes de las emociones!”.

Estamos en nuestra aula. Mesas y sillas apartadas a los lados. La cinta de carrocero se ha convertido en amiga inseparable que delimita el espacio en el suelo, hoy la vamos a necesitar.

1º. La entrada.

Estamos acostumbrados a crear un círculo en silencio pero, ¿cómo se lo explicamos a los nuevos y sin hablar? Utilizad vuestros superpoderes.

2º. La bola de energía.

Pasamos diferentes objetos imaginarios a los compañeros, en el círculo, gracias a nuestra imaginación, escucha y nuestro cuerpo. Los primeros en pasar ese objeto invisible, nuestros alumnos, deben ser muy claros para que todos los demás puedan saber qué tienen que manipular.

3º. La canción de las emociones.

No sólo vamos a compartirla con los demás, vamos a crear cuando ésta se apague, un museo de las emociones. Vamos a andar entre las esculturas y vamos a describirlas. ¿Qué vemos delante de nosotros? ¿Qué nos imaginamos que podrían ser?

4º. Los pasillos del castillo.

Todo un reto explicarlos paso a paso. Para eso nos ayudamos de unos carteles que hicimos previamente.

5º. Mostramos cómo lanzar un cohete.

Cuando hemos acabado pienso: Descansar es una necesidad. 🙂

SÉPTIMA SESIÓN

Hoy es un día diferente. Hoy hay un elemento nuevo con el que jugar. No es el espacio, ni una dinámica, ni nuestro cuerpo o emociones. Hoy lo diferente es que tenemos un espectador. Otro elemento del teatro: el público.

Que se presente Nacho, que coordina todos estos talleres que llamamos Panadería. Pero antes: ¿Qué veis delante de vosotros? ¿A qué se dedica? ¿Qué os imaginais que es o qué hace? Es un profe, un jugador de baloncesto, un padre…

Calentamos con una pista de baile. Seguimos las instrucciones. Una persona entra, hace un movimiento en una casilla en el suelo y todos entramos repitiendo ese movimiento, siguiendo el ritmo de la música que aparece hasta que esta se apaga. ¿Cuántos queréis proponer vuestro movimiento?

Profundizamos en experiencias emocionales gracias al ya éxito mainstream: La canción de las emociones. Hoy probamos a variar la intensidad de una emoción, subiendo y bajando el volumen de la alegría, la ilusión o el enfado. ¿En qué se convierte la alegría extrema, o el enfado que se apaga? Nuestros cuerpos nos lo dicen.

Por último, hoy también viene Ionut. Vamos a crear 4 imágenes que se convertirán en escenas que intentarán solucionar un conflicto: A Ionut le insultan en clase. ¿Cómo podemos ayudarle? ¿Quién puede ayudarle? ¿Qué haríais vosotros? ¿Es fácil o difícil?

¿Habéis visto alguna vez una improvisación hecha por niños de 6 años? El significado de la emoción “ternura” y “asombro”, adquiere otro nivel.

Lanzamos un cohete con Nacho, que tiene abrazadas a varias personitas de sus gemelos.

OCTAVA SESIÓN

La evaluación. Preguntas, preguntas, preguntas y más preguntas.

¿Qué seguirías haciendo?

¿Qué dejarías de hacer?

¿Qué comenzarías a hacer?

Post-it de colores y dibujos de los mejores momentos.

Y luego hacer una sesión con ellos y sus padres:

Jugamos y calentamos el cuerpo con unos juegos que ya nos conocemos, pero que se convierten en otra cosa con nuestros padres como compañeros. Los chavales construyen un túnel de lavado enorme, y sus padres se convierten en coches, autobuses, motos… quedamos todos relucientes.

Esta vez “La canción de las emociones” nos sirve para imaginar las historias que hay detrás de todas estatuas e imágenes que construimos. ¿Cómo es jugar con nuestros padres y los de mis compañeros?

Vuelve Ionut y compartimos con nuestros padres las soluciones a sus conflictos haciendo una pequeña obra de teatro. ¿Creéis que esto ayudaría a solucionar el problema?

¿Para qué nos puede servir todo esto en el colegio? ¿Para qué puede servir todo esto en casa? ¿Con qué os quedáis? ¿Qué habéis aprendido?

Este cohete, será el de la despedida.

¡BOOM!

Entradas recientes
Escríbenos

Y te responderemos lo antes posible!!

Empiece a escribir y pulse Enter para buscar

La Panadería | Escuela CrossLA PANADERÍA EN EL INSTITUTO