Fogonazos Emotive Philippines

 En Escuela Cross Border

Eran treinta horas de vuelo desde Madrid hasta llegar a Manila. Con escala en Ámsterdam, donde pudimos desayunar dando un paseo por los canales y en Beijing, donde -además de comer auténtica comida china- visitamos la mítica y abarrotada plaza de Tiananmen. En realidad fueron treinta horas para conocer a quienes serían nuestros compañeros de una de las aventuras más ambiciosas de la Escuela Cross hasta el momento: el intercambio de aprendizaje con PETA (Philippine Educational Theater Association).Todo gracias al programa e-motive de la Coordinadora ONGD –una no se cansa de darles las gracias.

¿Por qué PETA? Porque hace ya un par de años que compañeros del Cross los conocieron en el Young Idea en París. Lucía vino de ese encuentro hablando de ellos como una auténtica fan. Y claro, yo estaba deseando conocer qué es lo que tenían montado.

Los diez días allí dieron para escribir algo más que un post, no nos vamos a engañar. Así que no voy a perderme en detalles y hechos concretos sino en los fogonazos de inspiración que fueron apareciendo. Al fin y al cabo fue la palabra inspiring la más repetida en las evaluaciones del último día.

Fogonazo 1: resulta que puedes diseñar programas de artes escéncias para alumnos de secundaria y sorprenderte con el compromiso y la seriedad de sus participantes. Y verte en un corro de despedida de una clase escuchando reflexiones de chavales de 13 años que hasta entonces solo habías escuchado en profesionales de la escena. Secreto de PETA: no ahorrar en herramientas técnicas, no subestimar la capacidad artística del menor.

Fogonazo 2: ¿Sabes el típico cartel optimista de ‘Say yes’? Pues resulta que puede cobrar un sentido tridimensional cuando es lo primero que encuentras al dejar tus maletas en el albergue de Leyte, donde hace dos años Yolanda se convirtió en el más mortífero tifón de la historia moderna. Secreto de PETA: valentía y riesgo. Esto sí que es difícil para un párrafo de un post: tres días de workshop -de “teatro psicosocial” lo llamaban- con la comunidad joven de Palo (Leyte), donde era difícil seguir el ritmo de los chavales, devoradores agradecidos de lo que los facilitadotes de PETA traían para proponerles. “Ahora vais a crear tres esculturas con vuestros cuerpos que reflejen el antes, el durante y el después de una tormenta” (Aquí yo trato de disimular la sugestión suscitada por las historias de los supervivientes) …¡Ay!… El teatro es descaradamente liberador. No hay más que contar una historia frente a otro, exponer tu cuerpo frente a otro, experimentar que por un instante tu historia es importante. Y ¡tachán!

Fogonazo 3: Y es que resulta que la alegría filipina y el corazón abierto de los PETA es altamente recomendable para todos aquellos que-como yo- tengan la tormentosa tendencia de cuestionarse todo el rato si “sería-mejor-de-esta-manera-o-de-la-otra-no-sería-mejor-no-hacerlo-no-vaya-a-ser-que-no-lo-haga-tan-bien-como-no-se-sabe-muy-bien-quién-dice-que-tiene-que-hacerse” Secreto de PETA: ya lo he dicho, corazón abierto.

Fogonazo 4: Y resulta también -¡sorpresa!- que en España estamos haciendo una barbaridad de proyectos y que muchos de sus promotores no nos conocemos, ni sabemos qué nos une y qué nos diferencia. Poco secreto hay en esto, más que el acierto de buscar unas sillas y compartir con “Intered”, “Proyecto Kieu”, “Jugar y Actuar” y demás proyectos personales, todas nuestras andanzas y propuestas de futuro. Una buena manera de terminar el viaje, la verdad. Bueno, eso y ¡el karaoke!

Entradas recientes
Escríbenos

Y te responderemos lo antes posible!!

Empiece a escribir y pulse Enter para buscar

#lovacrossFábrica de Cambios: Encuentro de Teatro, Educación y Comunidad.